Te hablamos de las adicciones
  • ¿Bebés a la carta gracias a la edición genética? Es poco probable

06 de enero del 2022

Ahora que la ciencia está un paso más cerca de poder manipular los genes de un embrión humano, ¿es momento de entrar en pánico? ¿Podría la edición de embriones salirse de control, permitiendo que los padres ordenen a la carta un bebé con la imaginación de Lin-Manuel Miranda o la velocidad de Usain Bolt?

Las noticias recientes de que un equipo internacional de científicos en Oregon modificó con éxito el ADN de embriones humanos renovaron el miedo de que algún día se “diseñe” a los bebés. Sin embargo, hay buenas razones para pensar que esos temores se acercan más a la ciencia ficción que a la realidad.

Esto es lo que hicieron los investigadores: repararon una única mutación genética en un solo gen, un defecto que causa una cardiopatía grave, en ocasiones mortal.

Esto es lo que muy probablemente la ciencia no pueda hacer: predestinar genéticamente la carta de aceptación de un hijo para las mejores universidades, lograr que un niño diga las frases ingeniosas de Stephen Colbert o que un bebé tenga el registro vocal de Beyoncé.

Eso se debe a que ninguno de estos talentos surge de una mutación genética única, ni siquiera de una cantidad identificable de genes. La mayoría de las características humanas no se acercan a esa simplicidad.

“En este momento, no sabemos nada sobre la mejora genética”, dijo Hank Greely, director del Centro de Leyes y Ciencias Biológicas en Stanford. “Nunca podremos decir con honestidad: ‘Este embrión se ve como uno que obtendrá una puntuación excelente en el examen de entrada a la universidad’”.

Incluso con características físicas en apariencia directas, como la estatura, una manipulación genética sería mucho pedir. Algunos científicos estiman que la estatura tiene la influencia de hasta 93.000 variaciones genéticas. Un estudio reciente identificó 697 de ellas.

“Podrías hacerlo con algo como el color de los ojos”, dijo Robin Lovell-Badge, profesor de Genética y Embriología en el Instituto Francis Crick en Londres. Pero “si a la gente le preocupan los bebés de diseño, por lo general piensan en hacer algo especial, diferente de las cuestiones genéticas normales”.

El proceso de modificación genética utilizado en el nuevo estudio también es limitado. Después de que los investigadores separaron la mutación nociva del gen masculino, este copió la secuencia sana de ese punto en el gen femenino.

https://www.nytimes.com/es/2017/08/09/espanol/bebes-a-la-carta-gracias-a-la-edicion-genetica-poco-probable.html