Te hablamos de las adicciones
  • El postureo y sus implicaciones psicológicas

19 de enero del 2024

https://www.psicoactiva.com/blog/el-postureo-y-sus-implicaciones-psicologicas/

Todos estos cambios han creado nuevas formas de relacionarnos y de interactuar los unos con los otros, así como de mostrarnos ante los demás y echar abajo las puertas de nuestra intimidad en cualquier momento Y esto ha dado alas a un fenómeno popularmente conocido como el postureo, un tipo de comportamiento que puede acarrear ciertas consecuencias psicológicas si no se lleva a cabo con ciertas dosis de realismo. La palabra “postureo” hace alusión, para referirnos a un tipo de comportamiento concreto que está totalmente motivado por las apariencias y por la necesidad de aprobación. Es una actitud en la que solo mostramos aquello que queremos aparentar y que puede recaer en la falta de sinceridad y en la superficialidad. La razón no es nada más que la necesidad de proyectar aquello que creemos que nos va a beneficiar con algún tipo de reconocimiento, puede llegar a ser deshonesto al no corresponderse con nuestra realidad o estado de ánimo. Todos tratamos de dar una buena imagen ante los demás y en alguna que otra medida podemos caer en cierto tipo de postureo; no hay nada malo en mostrar nuestra mejor cara, siempre que esto no se convierta en una obsesión y no nos perjudiqué. El postureo no tiene por qué traer consecuencias negativas, es cuando nos obsesionamos por obtener ese feedback constante de reconocimiento. Cuando el postureo se convierte en algo peligroso y adictivo muestra nuestra mejor cara cuando tenemos un mal día, posteamos fotos de un viaje en el que ni siquiera lo hemos pasado bien, o más allá, desarrollamos problemas alimenticios para exhibir un físico perfecto en redes sociales, es cuando podemos comprobar que puede generar ansiedad, obsesión y problemas de autoestima, entre muchos transtornos. El postureeo no sólo puede perjudicar a aquellos que lo llevan a cabo, sino al público del que se nutre y que lo consume a diario. Es común, en redes sociales como Instagram, percibir imágenes de vidas perfectas, llenas de felicidad, con físicos que se alejan de lo común, viajes, comidas de ensueño y esa perfección que el postureo persigue. Esto hace muy probable que muchos se ven influenciados ante ellos, cuestionen y comaren su vida sintiendo que su autoestima se ve cada vez más perjudicada. Además pueden caer en la misma trampa en forma de espiral y tratar de mostrar una realidad ficticia, para compensar esta falta de autoestima. Estamos saturados de información, las redes sociales nos invaden con noticias de personas que a veces no conocemos, pero a la vez pueden llegar a aislarnos de los demás. Es normal que tratemos de destacar y encajar, pero sin cierta moderación y grandes dosis de realismo y seguridad en nosotros mismos. Las redes sociales pueden volverse dañinas, tratando de ser reconocidos por los demás, caemos en una espiral de exhibicionismo que puede llegar a convertirse en una auténtica obsesión. En caso de que el divertido postureo, comience a mostrar su otra cara, tanto para el creador de este contenido como para el que lo consume, es importante preguntarnos a nosotros mismos por qué necesitamos la atención superficial d elos demás y si es eso lo que verdaderamente nos hará felicdes o lo es más aceptarnos a nosotros mismos, con nuestros defectos, nuestros malos días y nuestra imperfección, sin esa necesidad impuesta de aprobación constante.