Te hablamos de las adicciones
  • Terapia de choque

10 de enero del 2024

https://www.diariofemenino.com/psicologia/terapias/articulos/terapia-choque-meto

La terapia de choque produce un impacto fuerte en el paciente para producir el cambio que necesita. Se trata de inducir, de forma controlada y minimizando los riesgos, un estado de choque fisiológico. Se utiliza generalmente en los casos de depresión grave cuando ya han fallado el resto de las terapias y, precisamente, que esta terapia de choque no se tome en cuenta como un tratamiento inicial, ya nos alerta de sus posibles riesgos. La terapia de choque induce un estado mental artificial con el fin de que el paciente mejore su trastorno. La psicología y la psiquiatría utilizan diferentes métodos en este tipo de terapias y en este punto tenemos que hablar de la temida terapia electroconvulsiva, la única terapia de choque llevada a cabo de forma más habitual en el siglo XXI. Esta terapia llega acompañada de leyendas urbanas a cada cual más terrible. La historia de la psiquiatría no ayuda en nada a considerar sin temor esta terapia por los errores cometidos en sus inicios, en los que algunos pacientes quedaban en un estado vegetativo y con pérdidas cognitivas irreparables. Pero, en la actualidad, la terapia electroconvulsiva se practica con menos riesgos y más seguridad. Se realiza en clínicas especializadas y consiste en la aplicación de pequeñas descargas eléctricas que inducen una convulsión. Esta práctica se hace con anestesia y el paciente está monitorizado en todo momento. El objetivo de esta terapia es producir cambios en la neuroquímica cerebral de forma que los síntomas de algunas enfermedades mentales se revierten. Frente a los posibles riesgos de esta terapia electroconvulsiva, la psicología propone otra terapia de choque sin efectos secundarios a nivel físico pero casi igual de impactante. Se trata de la terapia de exposición en su versión más suave se utiliza para superar trastornos de ansiedad y fobias , esa exposición no se hace de forma gradual y se enfrenta al paciente cara a cara con sus miedos. El objetivo es el mismo, como terapia de choque que es, que es causar un gran impacto en la mente del paciente,esta terapia de exposición puede hacerse de forma gradual o puede hacerse en una sola sesión y tiene diferentes técnicas. De esta manera, se provoca un estímulo para exponer al paciente a su malestar, a sus miedos, a sus sensaciones más desagradables y dolorosas. Hay un punto en el que la gravedad de los trastornos mentales requiere de técnicas más invasivas y, sin abandonar la psicoterapia, hay que contar en el proceso con la psiquiatría. Y aquí entra en juego la terapia electroconvulsiva, que sí se muestra eficaz a la hora de transformar la química cerebral debido a las convulsiones y, por lo tanto, puede ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas con depresión severa,