Te hablamos de las adicciones
  • El tabaco envenena nuestro planeta

06 de septiembre del 2022

Mtro. Alor Ruiz

Es una oportunidad para destacar los daños a reservas de agua, el suelo, los bosques, las playas, los mares, los animales, que significa el cultivo, la fabricación y el consumo de tabaco y fomentar conciencia.

 

 

La destrucción de nuestro medio ambiente comienza desde el cultivo de la planta del tabaco, pues se deforestan y explotan miles de hectáreas de tierras fértiles, tales como bosques o selvas tropicales.

 

Quienes fabrican cigarros, cortan árboles, seiscientos millones (600.000.000) han sido talados y siguen devastándose; a esto habría que sumar los utilizados en la fabricación del papel para el cigarro, las cajetillas, y la madera que se quema para aromatizar las hojas de tabaco posterior a la cosecha.

 

 

Por otra parte, las zonas de cultivo de tabaco que sustituyen o podrían destinarse para el cultivo de alimentos, pueden aumentar la inseguridad alimentaria y nutrición del país.  

 

 

El agua, un recurso valioso, cada vez más escaso y necesario para la vida, no escapa de la explotación y contaminación por el tabaco; para fabricar cigarros son utilizados veintidós mil millones (22.000.000.000) de litros de agua. El consumo de tabaco igualmente envenena el agua, los filtros (colilla) de los cigarros contienen sustancias tóxicas y cuando son arrojados o llegan a fuentes de agua potable (lagunas, ríos, manantiales y manglares) las afectan; un solo filtro contamina 50 litros de agua.   

 

Los filtros y otros desechos posteriores al consumo que los fumadores tiran en las ciudades o áreas naturales también afectan el ecosistema y se arrojan muchos en el planeta, cerca de 10 mil millones de cigarros son desechados al ambiente cada día; los filtros son extremadamente tóxicos y contaminantes, no son biodegradables y cada uno tarda alrededor de 10 años en desintegrarse, perjudicando el suelo fértil y agua a su alrededor.

Los daños impactan y afectan a otras especies, las toxinas que libera un filtro sumergido en agua dulce podría matar a la mitad de los peces al cabo de 96 horas. Algunos consumidores tiran los cigarros aun encendidos en lugares inadecuados, favoreciendo incendios en inmuebles y áreas forestales (bosques) acabando con parte de la vida animal y vegetal. 

 

 

Adicionalmente muchas especies, pueden ingerir estos desperdicios, enfermar y morir por los mismos, e incluso trasmitir esta toxicidad al ser humano, cuando son utilizados como alimentos, como en el caso de los peces.         

 

 

Finalmente están los contaminantes al aire que respiramos y que afectan al planeta, el humo de tabaco contiene tres tipos de gases (dióxido de carbono, metano y óxidos de nitrógeno) de efecto invernadero que entre otras, contribuyen a la reducción de la superficie de glaciares y elevación del nivel del agua de los  océanos.

 

Ochenta y cuatro millones (84.000.000) de toneladas de emisiones de dióxido de carbono (CO2) son liberadas a la atmósfera, sumando a que la temperatura mundial se eleve y poniendo en riesgo la vida del planeta. 

 

El impacto nocivo de la industria tabacalera sobre el medio ambiente es devastador, continua a pesar de la evidencia, va en aumento; no se responsabilizan, ni pagan por los daños que ocasionan y se benefician por la destrucción

 

Dejar el tabaquismo puede salvar la vida del consumidor y ahora también puede considerarse dejar el tabaco para salvar nuestro planeta. Dejar de fumar es bueno para la salud y para el medio ambiente.

 

 

Link: 

https://www.who.int/es/news-room/questions-and-answers/item/q-a-world-no-tobacco-day-2022 

https://www.gob.mx/conanp/articulos/por-el-medio-ambiente-di-no-al-tabaco#:~:text=El%20humo%20que%20el%20cigarro,la%20biodiversidad%20de%20los%20mismos