Te hablamos de las adicciones
  • El crack y los peligros de su consumo

03 de agosto del 2022

ccadicciones

Qué es el crack

 

Como decíamos, el crack es una variante de la cocaína que se obtiene disolviendo la cocaína en polvo en una mezcla de agua y bicarbonato sódico. A continuación, se hierve la mezcla hasta que se forma una sustancia sólida. Después, se separa el sólido del líquido, se seca, y se parte en trozos o piedras que es lo que llamamos crack. Recibe este nombre por el ruido que hace cuando se calienta para fumarse (hace “crac” como si de pequeños estallidos se tratara).

 

Orígenes del crack

 

Mientras que el uso de hojas de coca como intoxicante se remonta a tres mil años, el crack fue desarrollado durante el auge de la cocaína en la década de los 70 y su uso se generalizó a mediados de los 80.

La aparición de esta droga se debe a la situación que se vivía en los Estados Unidos a finales de los años 70. En ese entonces, había una saturación muy grande de cocaína en polvo que era introducida al país norteamericano. Esto provocó que el precio de la droga cayera hasta un 80%. Delante de esta situación, los traficantes convirtieron el polvo en crack, una forma sólida de cocaína que se podía fumar.

 

Síntomas del consumo de crack

 

El crack es una droga psicoactiva y, a su vez, es un potente estimulante. El consumo de esta sustancia suele provocar una rápida sensación de euforia. Al tomar crack, aumenta la energía, la atención y la concentración.

 

Los síntomas después de tomar crack son:

  • Sudoraciones
  • Sequedad en la boca
  • Hablar mucho
  • Dificultad para dormir
  • Inquietud
  • Pupilas dilatadas
  • Poco apetito
  • Mucha energía
  • Estar físicamente activo

 

Efectos a corto y largo plazo

 

Después de la sensación de euforia producida por el consumo de crack, aparece en el individuo un estado depresivo-nervioso. Esto puede inducirlo a una nueva dosis. Entre los efectos a corto plazo como resultado del consumo encontramos:

  • Aumento de la frecuencia cardíaca, la presión arterial y la temperatura corporal
  • Náuseas
  • Trastornos del sueño
  • Comportamiento errático y en ocasiones violento
  • Alucinaciones e irritabilidad
  • Depresión
  • Ansiedad y paranoia
  • Pánico y psicosis

Una adicción muy peligrosa

 

El crack es una droga sumamente adictiva lo que lleva al consumidor a necesitar cada vez más esta sustancia para sentirse “bien”. Igual que con la cocaína, los adictos pierden interés en otras áreas de la vida. Mientras no se está consumiendo la droga, el adicto experimenta una depresión severa que se vuelve más intensa después de cada uso. Si la persona no puede conseguir el crack, dicha depresión puede llegar a ser tan fuerte que la puede llevar al suicidio.

 

Link: https://www.ccadicciones.es/el-crack-y-los-peligros-de-su-consumo/#:~:text=Un%20adicto%20que%20lleve%20tiempo,propenso%20a%20tener%20enfermedades%20infecciosas.