Te hablamos de las adicciones
  • ¿ Que causa el excesivo tiempo en el teléfono?

01 de abril del 2021

El oftalmólogo Orlando Ustáriz explica que el uso indiscriminado de dispositivos electrónicos tales como smartphones, tabletas y videojuegos, entre otros, además de marcar un nuevo estilo de vida de las futuras generaciones, las expone a graves riesgos visuales.

Una investigación publicada en agosto pasado en Oxidative Medicine and Cellular Longevity dice que, a diferencia de la luz visible, el componente azul se distingue porque tiene una longitud de onda corta, lo que le otorga una alta energía y, consecuentemente, una gran capacidad de penetración. Estas condiciones al ser percibidas por el ojo por tiempo prolongado y con intensidades elevadas se dice que pueden llegar a afectar algunos tejidos.

Dicho estudio, específicamente, dice que las mitocondrias (componentes de la célula) y los cromóforos (partes que perciben la luz en las células) tienen la capacidad de absorber dicha luz azul y producir efectos fotoquímicos como la oxidación y la liberación de radicales libres que aceleran los procesos de degeneración y muerte cerebral.

“El uso prolongado de pantallas en los niños se ha asociado también con alteraciones en el desarrollo, obesidad, calidad pobre de sueño y alteraciones en el desarrollo ocular. Un estudio en Canadá encontró que niños de preescolar que gastaban más de dos horas frente a las pantallas de dispositivos digitales al día tienen un riesgo ocho veces mayor de desarrollar trastorno por déficit de atención con hiperactividad”, agrega el especialista.

El oftalmólogo explica que la mejor forma de proteger los ojos de esta luz azul es disminuir la exposición y la intensidad a través de las propias herramientas incluidas en los dispositivos móviles y tomar pausas activas usando la regla del 20-20-20 (cada 20 minutos cambiar la mirada a un objeto que se encuentre a 20 pies de distancia por lo menos por 20 segundos).