Te hablamos de las adicciones
  • Seis síntomas que te podrían decir si tienes adicción al sexo

14 de noviembre del 2019

En este jueves de sexo, te diremos seis síntomas relacionados con la adicción al sexo, definidos por la psicóloga Ellen Hendriksen, quien estudio en la Universidad de Harvard y que actualmente trabaja en el Centro para la Ansiedad y Trastornos Relacionados de la Universidad de Boston.  
El sexo entorpece tu vida normal Tener muchas parejas sexuales, gastar mucho dinero en la obtención de sexo, o incluso involucrarte en actividades sexuales consideradas de alto riesgo, no necesariamente significan que eres adicto o adicta al sexo. En lugar de esto, pregúntate si lo anterior entorpece el desarrollo de los aspectos de tu vida que no tienen que ver con el sexo; si el tiempo, el dinero o la energía mental que inviertes en tu vida sexual hace que descuides otras facetas de tu vida o, incluso, te impiden relacionarte de modo sano con los demás, es muy probable que tengas un problema. Escapa a tu control Cualquiera que sufra algún tipo de adicción actúa a partir de impulsos o compulsiones que, casi siempre, deben ser satisfechos de inmediato y sin pensar en las consecuencias; algunos adictos describen el momento similar a un aturdimiento o trance en el que "se enganchan" y actúan de modo casi automático. Y a menudo las consecuencias de este tipo de conducta afectan tu salud, tu bolsillo, tus relaciones a largo plazo, tu trabajo o el concepto que tienes de ti mismo. Es compulsivo Es situaciones normales, el sexo debería hacerte sentir bien. Si acudes a él para sentirte menos mal —ya sea para reducir tu ansiedad, aumentar tu autoestima o evadir otros problemas—, toma nota de ello. Si sientes que no eres capaz de abstenerte de tus prácticas compulsivas, y el hacerlo te pone de mal humor, ansioso, incómodo o definitivamente no puedes pensar en otra cosa, probablemente estás fuera de control. Dependes cada vez más de él Al igual que sucede con el alcohol, el tabaco y otras drogas, uno desarrolla tolerancia al estímulo, de modo que al paso del tiempo son necesarios más y mayores estímulos para alcanzar el mismo confort emocional, del mismo modo que un drogadicto necesita cada vez mayores dosis para sentirse bien. Asocias el sexo con emociones negativas Si cuando te sientes solo, triste, deprimido, con miedo, culpable o poco valioso, acudes al sexo para hallar un poco de sosiego o acallar esas sensaciones, en realidad estás sexualizando estas emociones. Algunos expertos sostienen que, en muchos casos, los adictos al sexo no necesitan la actividad o práctica sexual en sí, sino más bien un poco de conexión con otra persona o de validación de sí mismos. 


Fuente: https://www.milenio.com/estilo/eres-adicto-al-sexo-estos-sintomas-te-permiten-saberlo