Te hablamos de las adicciones
  • Adicción a las apuestas

11 de septiembre del 2020

Anónimo

Adicción a las apuestas

La adicción a las apuestas, también conocida como adicción a los juegos de azar o ludopatía, es una enfermedad crónica. Puede afectar severamente a la vida familiar y laboral, además de motivar graves problemas financieros. Si no se trata a tiempo, la adicción a las apuestas irá a peor. Muchos de quienes la sufren no pueden dejarla sin recibir ayuda contra la adicción al juego. ¿Se están agravando tus problemas de ludopatía? ¿Te preguntas cómo puedes dejar de apostar? ¿O estás preocupado por un familiar? A continuación te ofrecemos más información sobre cómo dejar las apuestas con nuestro tratamiento para la adicción de efectividad probada. Sigue leyendo para más información sobre la adicción a las apuestas, cómo descubrir si eres adicto a las apuestas y posibles causas y síntomas. 

Causas de la adicción a las apuestas

Algunos de los síntomas de la adicción a las apuestas son:

  • Apostar a escondidas
  • Tener que incrementar el tiempo que te dedicas a apostar para obtener el efecto deseado
  • Encontrarte a menudo planeando tu próxima sesión de apuestas
  • Continuar apostando después de haber perdido grandes sumas de dinero
  • Continuar apostando aunque esto interfiera con tu vida familiar, social o laboral
  • Encontrarte mal psicológicamente al apostar menos o dejar de apostar
  • Ser incapaz de dejar las apuestas a pesar de haberlo intentado repetidas veces.

El síndrome de abstinencia

Dejar una adicción grave a los videojuegos puede generar un síndrome de abstinencia con síntomas físcos y psicológicos tales como:

  • Depresión
  • Miedos
  • Sentimiento de culpa
  • Dolor de cabeza
  • Temblores y sudoración
  • Insomini  

Causas de la adicción a las apuestas

En situaciones positivas, nuestro cuerpo produce una sustancia llamada endorfinas, que causan sensación de bienestar. Esto también sucede con las apuestas. Algunas personas apuestan reiteradamente durante periodos de tiempo prolongados y muy a menudo, para sentirse mejor consigo mismos o escapar del estrés diario. A largo plazo, esto puede convertirse en un comportamiento adictivo.

El cuerpo se acostumbra generar grandes cantidades de endorfinas. Esto puede llegar tan allá que dejar la adicción provoca síntomas severos de abstinencia, tanto físicos como psicológicos, comparables a una adicción a las drogas. Otras adicciones ya existentes como al alcohol o a las drogas también pueden generar una ludopatía.