Creando estilos de vida sanos

https://www.lavanguardia.com/television/20200927/483693543371/sabado-deluxe-anabel-pantoja-adiccion-somniferos-ansioliticos-sola-telecinco.html#:~:text=negociaciones%20de%20paz-,El%20valiente%20testimonio%20de%20Anabel%20Pantoja%3A%20Confiesa%20su%20

La sobrina de Isabel Pantoja ha decidido abordar el tema de la adicción que tiene hacía las pastillas para dormir y todo tipo de ansiolíticos y relajantes musculares.Tras su participación en el programa Sola de Mitele PLUS , la prima de Kiko River a ha dado uno de los pasos más importantes de su vida al enfrentarse a su mayor miedo de forma pública. La colaboradora se ha sincerado y ha sorprendido a todos al reconocer cuestiones de lo más preocupantesAnabel Pantoja ha compartido con los espectadores y con sus compañeros de Sábado Deluxe un problema de salud del que es consciente y del que va a comenzar a tratarse. Tras su paso por el programa Sola , la sobrina de Isabel Pantoja se ha dado cuenta de que no puede seguir así: “En el dichoso pisito pensaba que podría relajarme a la hora de dormir y descansar pero me tomaba antes de cenar dos pastillas para la ansiedad y tres somníferos para dormir, cinco veces más de lo recomendable. Pensé, ‘joder, solo tengo 34 años”.

“Me he dado cuenta de la dependencia que tengo, tomo diariamente más del doble de lo que me aconseja mi doctor. Empezando por mi madre, pasando por mi familia y terminando por mi pareja, están hartos y quieren que busque una solución”, ha contado visiblemente afectada.

La sobrina de Isabel Pantoja ha decidido abandonar el reality para ponerse en manos de profesionales porque su familia y ella misma está muy preocupada por su estado de salud. Y es que cuando Anabel toma somníferos y ansiolíticos, entra en un estado de hipnosis y luego no recuerda haber hecho ciertas cosas como, por ejemplo: que le llegue un paquete con ropa que ha comprado durante la noche, escribir determinados mensajes de WhatsApp o incluso hacer directos de Instagram.

“Me da miedo pensar hasta dónde puedo llegar. Si me da por salir de casa o coger el móvil, como ese día que hice ese famoso directo. Ese fue un momento crítico”, ha confesado Anabel visiblemente preocupada. Además, ha reconocido que necesita ayuda y que está poniendo en peligro su vida: “Nunca he ido a un profesional y siempre decía mañana será otro día. Soy dependiente y no me da vergüenza, lo que quiero es enfrentar”. Además, ha confesado que en un futuro le gustaría ser madre “y no quiere verse así”.

 

Por otro lado, ha reconocido que su problema está afectando a toda la familia: “Mi madre está muy preocupada por mi adicción a las pastillas y mi novio me dice que cuando me tomo las pastillas para dormir me convierto en otra persona”, ha explicado Anabel. Su tía, Isabel Pantoja tampoco lo está pasando bien: “Yo para mi tía soy como una hija y ella lo pasa mal viéndome así”.

La prima de Kiko Rivera ha contado que todo empezó cuando tenía 20 años; se independizó, cambió de vida al comenzar a acudir a platós para defender a su primo Kiko, dormía en hoteles y cogía aviones constantemente: “Empecé con un relajante muscular, me dijeron que me lo tomase para dormir bien y yo accedí”. Sin embargo, llegó un momento en el que el relajante dejó de hacer efecto. Entonces, Anabel accedió a otros medicamentos sin receta: “Me los dejaba una amiga”, ha confesado.

Por otro lado, ha reconocido que su problema está afectando a toda la familia: “Mi madre está muy preocupada por mi adicción a las pastillas y mi novio me dice que cuando me tomo las pastillas para dormir me convierto en otra persona”, ha explicado Anabel. Su tía, Isabel Pantoja tampoco lo está pasando bien: “Yo para mi tía soy como una hija y ella lo pasa mal viéndome así”.

La prima de Kiko Rivera ha contado que todo empezó cuando tenía 20 años; se independizó, cambió de vida al comenzar a acudir a platós para defender a su primo Kiko, dormía en hoteles y cogía aviones constantemente: “Empecé con un relajante muscular, me dijeron que me lo tomase para dormir bien y yo accedí”. Sin embargo, llegó un momento en el que el relajante dejó de hacer efecto. Entonces, Anabel accedió a otros medicamentos sin receta: “Me los dejaba una amiga”, ha confesad