Te hablamos de las adicciones
  • La adicción al sexo. Tipos de hipersexualidad

23 de noviembre del 2028

Tipos de adicción al sexo Es importante tener en cuenta que el concepto de adicción al sexo sigue siendo controvertido, aunque existe un debate en curso sobre su validez. Sin embargo, se han propuesto siete tipos diferentes de hipersexualidad o adicciones sexuales: Adicción al cibersexo (sexo en internet) Adicción a la pornografía Adicción a la prostitución Adicción a las relaciones sexuales múltiples Exhibicionismo y voyeurismo Adicción a la masturbación Adicción a las fantasías sexuales Algunos expertos en adicciones argumentan que la hipersexualidad puede entenderse mejor como un trastorno compulsivo del comportamiento que como una adicción. No todos los especialistas están de acuerdo con esta clasificación de la adicción al sexo. Antes de explicar con detalle cada una de las adicciones sexuales puedes realizar el test de hipersexualidad. Adicción al sexo en internet (cibersexo) La adicción al cibersexo (sexo a través de internet) consiste en un patrón de participación compulsiva en actividades sexuales a través de la red. Implica la interacción con determinados sitios web, salas de chat o mundos virtuales, en busca de gratificación sexual. Los principales síntomas son de la adicción al cibersexo son: elevada participación en actividades sexuales a través de internet consumo compulsivo de pornografía en internet escalada del comportamiento adictivo impacto emocional negativo Adicción a la pornografía La adicción a la pornografía hace referencia a un patrón compulsivo de consumo de material pornográfico. Implica la necesidad persistente de consumir pornografía y suele interferir con el funcionamiento rutinario y las relaciones personales. Los principales síntomas de la adicción a la pornografía son: consumo compulsivo de pornografía pérdida de control sobre el consumo del porno tolerancia a los efectos gratificantes interferencia en la vida cotidiana afectación psicológica negativa Adicción a la prostitución La adicción a la prostitución (también conocida como adicción al trabajo sexual o participación compulsiva en el pago de servicios sexuales) hace referencia a un patrón compulsivo en la contratación de servicios sexuales. Implica un impulso persistente de buscar y pagar por encuentros sexuales. Los principales síntomas de la adicción a la prostitución son: comportamiento compulsivo fuerte deseo de utilizar prostitución importantes consecuencias negativas tolerancia a sus efectos Adicción a las relaciones múltiples La adicción a las relaciones múltiples hace referencia al patrón compulsivo de participación simultánea en varias relaciones con carácter sexual. Las personas con este tipo de adicción al sexo luchan por mantener relaciones monógamas, pero con frecuencia se involucran en múltiples relaciones a pesar de sus consecuencias negativas. La adicción a las relaciones múltiples está caracterizada por: comportamiento compulsivo tolerancia (necesitan participar cada vez en más encuentros sexuales para lograr el mismo nivel de satisfacción) problemas subyacentes (baja autoestima, traumas no resueltos, insatisfacción en la relación principal y una gran necesidad de validación emocional) Participar en múltiples relaciones puede provocar un daño significativo en la relación principal. La pareja suele experimentar dolor, pérdida de confianza y un sentimiento de traición. Así pues, la intimidad emocional puede verse comprometida seriamente. El descubrimiento de relaciones múltiples suele provocar la separación, el divorcio y un trauma emocional duradero. Exhibicionismo y voyeurismo El exhibicionismo y el voyeurismo son parafilias que pueden desembocar en comportamientos sexuales compulsivos (exhibición de los órganos genitales a desconocidos y observación de personas desnudas o involucradas en actividades sexuales). El exhibicionismo es un comportamiento caracterizado por la necesidad de mostrar los órganos genitales a otras personas, a menudo desconocidas y sin su consentimiento. En el contexto de la adicción al sexo, los comportamientos exhibicionistas implican actos compulsivos de exponerse en público o participar en comportamientos exhibicionistas en internet. También se considera exhibicionismo enviar imágenes sexuales a través de internet a personas desconocidas. El voyeurismo consiste en observar a personas involucradas en actividades sexuales o desnudas, a menudo sin su consentimiento. En el contexto de la adicción al sexo, las personas con comportamientos voyeristas buscan compulsivamente oportunidades para observar a otros en situaciones íntimas, ya sea en persona o a través de medios digitales, sin que se den cuenta. Adicción a la masturbación La adicción a la masturbación hace referencia a un patrón compulsivo de autoestimulación sexual. Puede ser considerada una variante de la adicción al sexo e implica la necesidad de masturbarse persistentemente, lo que a menudo interfiere en el bienestar general. Los principales síntomas de la masturbación compulsiva son: deseo incontrolable por masturbarse escalada del comportamiento (cada vez más) consecuencias negativas que conlleva el exceso de masturbación El tratamiento de la masturbación compulsiva radica principalmente en la psicoterapia. La terapia cognitivo conductual puede ayudar a los adictos al sexo a cambiar sus creencias y pensamientos distorsionados sobre la masturbación. Permite desarrollar nuevos mecanismos de afrontamiento y establecer un marco saludable del comportamiento sexual. La masturbación es un comportamiento sexual normal y saludable para la mayoría de las personas. Adicción a las fantasías sexuales La adicción a las fantasías sexuales hace referencia a un patrón compulsivo de elaboración de fantasías de carácter sexual. Implica una preocupación persistente (y a menudo obsesiva) con imaginaciones sexuales que pueden interferir en el bienestar general. Sus principales características son: preocupación excesiva, pensamientos intrusivos y un considerable impacto psicológico o emocional negativo. Los afectados pueden sentir culpa o vergüenza por el contenido de sus fantasías y tener dificultad para diferenciar la fantasía de la realidad.