Te hablamos de las adicciones
  • Identifican en EE.UU. primeros casos de gonorrea resistente a varias clases de antibióticos.

31 de diciembre del 1969

El aumento de la actividad sexual durante la pandemia, sumado a que menos personas se sometieron a exámenes de salud de rutina, impulsaron la propagación de infecciones de transmisión sexual en todo el mundo. Esas infecciones, incluida la gonorrea, se están volviendo cada vez más resistentes a los antibióticos disponibles para tratarlas, un problema que se está convirtiendo en una grave amenaza para la salud pública. Esta enfermedad de transmisión sexual se está volviendo cada vez más 'inteligente' y más difícil de tratar A nivel mundial, las infecciones resistentes a los antibióticos matan aproximadamente a 700.000 personas cada año. Se espera que ese número aumente a 10 millones de muertes por año para 2050 si no se toman medidas para detener la propagación de organismos resistentes. Los expertos dicen que nunca se trató de si esta cepa de gonorrea altamente resistente llegaría a EE.UU., sino de cuándo lo haría. “La preocupación es que esta cepa en particular ha estado circulando por todo el mundo, por lo que era solo cuestión de tiempo antes de que llegara a EE.UU.”, dice el Dr. Jeffrey Klausner, profesor clínico de salud pública en la Universidad de Southern Escuela de Medicina Keck de California en Los Ángeles. “Es un recordatorio de que la gonorrea se está volviendo cada vez más resistente, cada vez más difícil de tratar. No tenemos nuevos antibióticos. No hemos tenido nuevos antibióticos para tratar la gonorrea durante años y realmente necesitamos una estrategia de tratamiento diferente”, dijo Klausner, quien forma parte del grupo de trabajo de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC) para el tratamiento de la gonorrea. La gonorrea se transmite sexualmente y es una de las infecciones más comúnmente diagnosticadas en EE.UU. Es causada por la bacteria Niesseria gonorrhoeae, que puede infectar las membranas mucosas de los genitales, el recto, la garganta y los ojos. Las personas pueden infectarse y no presentar síntomas. Si no se trata, la infección puede causar dolor pélvico e infertilidad en las mujeres y ceguera en los recién nacidos. Además de la susceptibilidad reducida a la ceftriaxona, las cepas de gonorrea identificadas en Massachusetts también mostraron una susceptibilidad reducida a la cefixima y la azitromicina; las cepas eran resistentes a la ciprofloxacina, la penicilina y la tetraciclina, según una alerta clínica enviada a los médicos por el Departamento de Salud Pública de Massachusetts (MDPH, por sus siglas en inglés). El MDPH dice que aún no ha encontrado ninguna conexión entre los dos casos. Sífilis, gonorrea y clamidia alcanzan récord de contagios en Estados Unidos En 2021, los CDC recomendaron administrar una dosis doble del antibiótico ceftriaxona en un esfuerzo por superar la resistencia de la bacteria a este antibiótico, y eso parece haber funcionado en estos casos, pero ese antibiótico es la última línea de defensa contra esta infección, y los expertos dicen que se necesita un nuevo enfoque. Klausner espera obtener la aprobación de la FDA para una prueba que adaptaría el tratamiento con antibióticos a las susceptibilidades genéticas de la cepa particular de gonorrea que infecta a una persona. Esto se llama tratamiento guiado por la resistencia, y Klausner dice que funciona para el VIH, la tuberculosis y algunas otras infecciones hospitalarias, pero en realidad nunca se ha probado para la gonorrea. Esta cepa de gonorrea se ha visto previamente en países de Asia-Pacífico y en el Reino Unido, pero no en EE.UU. Un marcador genético común a estos dos residentes de Massachusetts también se observó previamente en un caso en Nevada, aunque esa cepa retuvo la sensibilidad a al menos una clase de antibióticos. Los primeros síntomas de la gonorrea a menudo son dolor al orinar, dolor abdominal o pélvico, aumento del flujo vaginal o sangrado entre períodos, pero muchas infecciones son asintomáticas, según los CDC, lo que hace que los exámenes de rutina sean importantes para detectar la infección.