Te hablamos de las adicciones
  • Bebidas energéticas: ¿energía enlatada o bomba adictiva?

17 de enero del 2024

https://es.wikipedia.org/wiki/Bebida_energizante#

Estas bebidas también conocidas como hipertónicas, neurotizantes o psicoactivas ofrecen al consumidor disminuir temporalmente la sensación de fatiga y el agotamiento, además de aumentar la habilidad mental y proporcionar un incremento de la resistencia física, Surgen por la comercialización en el mercado mundial de bebidas ya existentes en países asiáticos o latinoamericanos, que sólo eran conocidas en esas regiones del planeta. Algunas son de larga tradición en su país fundador, teniendo décadas de consumo, pero por lo general todas han aparecido desde el año 2000, cuando el mercado austriaco decidió comercializarlas después de descubrirlas. La más famosa de todas es "Red Bull" que se comercializa desde la década de 1980 y cuyo país de origen es Austria. La empresa de investigación Euromonitor calculó que el mercado de bebidas enérgeticas experimento un alza sostenido entre 2019 y 2021, pasando un valor de mercado en todo el mundo. Todas estas bebidas nacen con la intención de incrementar la resistencia física, habilitar reacciones más veloces a quien las consume, logra un nivel de concentración mayor, evita el sueño, proporciona sensación de bienestar, estimula el metabolismo y ayuda a eliminar sustancias nocivas para el cuerpo. Volviéndose así famosa en deportistas, estudiantes, empleados nocturnos y cualquier otro tipo de personas. Sin embargo contienen más efectos secundarios de lo que podriamos pensar, trae consecuencias como por ejemplo; Naúseas, insonmio, cefaleas, y arritmias cardiacas. Con esto el marketing les atribuye y desaconseja su consumo básandose en investigaciones y conclusiones probadas. Al menos eso es lo que se desprende de los datos que arroja el último informe del Observatorio Español de las Drogas y las Toxicomanías, que sitúa la ingesta de las bebidas energéticas en España entre los adolescentes de entre catorce y dieciocho años en el 40 % –con una prevalencia que sube al 49,7 % entre los varones. El mensaje que llega a estos jóvenes desde los departamentos de mercadotecnia de grandes empresas comercializadoras se centra en el incremento del rendimiento deportivo y sus poderes casi mágicos para acabar con la fátiga y el cansancio. Según este trabajo, no se deben confundir con las bebidas isotónicas ni con otro tipo de bebidas como las gaseosas, ya que inclusive en los mismos envases se advierte que no se consideran bebidas hidratantes. Por contener altas dosis de cafeína pueden producir dependencia y otros efectos adversos. más de la mitad de los encuestados el 55.4% aseguró haber padecido alguna consecuencia negativa tras haber tomado este tipo de brebajes. En concreto, el 24,7 % afirmó haber tenido palpitaciones; otro 24,1 % reportó dificultades para dormir; un 18,3 % dijo haber sufrido vómitos, diarrea o náuseas; y un 3,6% experimentó dolor en el pecho. El 3,1 % afirmó que había solicitado o considerado pedir asistencia médica. ¿Cómo actúan en el organismo? El trabajo cardiaco y la percepción de palpitaciones aumentan transcurridos entre 30 y 120 minutos tras la ingesta, ya que es cuando la cafeína, tomada de forma abusiva, alcanza sus máximos niveles en sangre. Un efecto cuyo origen hay que buscarlo en un incremento corporal de noradrenalina, Esta hormona es la responsable de elevar la frecuencia cardiaca, así como de estimular la liberación de glucosa de los depósitos energéticos, aumentar el flujo sanguíneo a los músculos y subir la tensión arterial. describe la doctora Beltrán. Aunque no todas las bebidas energéticas tienen la misma concentración de cafeína, una concentración normal suele ser de 32mg/ 100ml, pudiendo haber recipientes de 250 ml (80 mg de cafeína) o de 500 ml (160 mg de cafeína). La intoxicación aguda de cafeína está establecida sobre los 300 mg dependiendo de factores individuales como el peso corporal o la propia tolerancia del individuo, si se llega a esta cifra aparecen síntomas de sobrexcitación del sistema nervioso dando lugar a inquietud, nerviosismo, insomnio, enrojecimiento de la cara, aumento de micción, trastornos gastrointestinales, contracciones musculares, irritabilidad, ritmo cardiaco irregular y agitación psicomotora.