Te hablamos de las adicciones
  • Adicción a la cafeína

05 de agosto del 2022

José Padilla.

La adicción a la cafeína es una de esas adicciones que socialmente no se cuestionan demasiado; muchos piensan que la dependencia y el consumo frecuente no pueden perjudicar demasiado a nadie. Por otro lado, ¿cuántas veces has escuchado expresiones como: “necesito un café para afrontar el día”, “si no tomo café me da dolor de cabeza” o “no soy persona hasta tomarme mi café”?

 

Síntomas de la adicción a la cafeína

En la adicción a la cafeína podemos encontrar un patrón de dependencia, tanto físico como mental, similar al de otras adicciones. En general, toda adicción presenta una seria de síntomas comunes que conllevan lo siguiente:

 

 El trastorno por consumo de cafeína genera un deterioro o malestar clínicamente significativo que se manifiesta, principalmente, en estos tres síntomas:

  • Un deseo persistente o esfuerzos infructuosos para reducir o controlar el consumo de cafeína.
  • Consumo continuado de cafeína a pesar de saber que se tiene un problema físico o psicológico que probablemente haya sido causado por la ingesta exacerbada de café.
  • Síndrome de abstinencia característico de la cafeína o el uso de cafeína para aliviar o evitar los síntomas de la abstinencia.

La abstinencia de cafeína se produce cuando se interrumpe el consumo de esta sustancia o se reduce considerablemente. Los síntomas son los siguientes:

  • Cefalea (dolor de cabeza).
  • Fatiga o somnolencia.
  • Disforia, desánimo o irritabilidad.
  • Dificultades para concentrarse.
  • Síntomas gripales como náuseas, vómitos, dolor/rigidez muscular.

Causas de la adicción a la cafeína

La cafeína actúa como antagonista de los receptores de la adenosina, produciendo una buena variedad de efectos opuestos a los de este neurotransmisor, incluidos los efectos estimulantes del comportamiento. Las investigaciones han demostrado que la cafeína estimula la actividad de la dopamina al eliminar los efectos moduladores de la adenosina en los receptores dopaminérgicos.

Un estudio encontró que la liberación de la dopamina en el núcleo accumbens puede tener que ver, igual que en muchas otras adicciones, con la adicción a la cafeína. La ingesta de drogas o sustancias adictivas producen un incremento en la actividad del sistema dopaminérgico mesocrticolímbico. Cuando el consumo es crónico, se producen cambios neuroadaptativos que propician la modificación de las estructuras de dicho sistema.

Los efectos subjetivos que causa la cafeína, tales como bienestar, incremento de la energía, estado de alerta y sociabilidad, pueden mantener las conductas adictivas hacia ella. Las sensaciones agradables son como un “imán” que nos atrae y seduce.

 

Plan de recuperación

Un tratamiento que se puede usar para la adicción a la cafeína es la terapia cognitivo-conductual. En ella se integran principios de la teoría conductual, la teoría del aprendizaje social y la teoría cognitiva. El plan de tratamiento típico de esta intervención es el de desarrollar estrategias destinadas a aumentar el autocontrol de la persona.

 

Link: https://lamenteesmaravillosa.com/adiccion-cafeina-sintomas-causas-plan-recuperacion/