Te hablamos de las adicciones
  • Adicción

17 de diciembre del 2021

La marihuana y la salud pública

Las personas que son adictas a la marihuana también pueden tener un riesgo mayor de otras consecuencias negativas de consumir la droga, como problemas de atención, memoria y aprendizaje.

También es importante saber que la cantidad de tetrahidrocanabinol (THC) en la marihuana (es decir, la potencia de la marihuana) ha aumentado en las décadas más recientes. Cuanto más alto es el contenido de THC, más fuertes son los efectos en el cerebro. Además, nuevos métodos populares de consumir marihuana (por ejemplo, en concentrados —dabbing— o comestibles) pueden suministrar niveles muy altos de THC al consumidor.

Algunos de los signos de que una persona puede ser adicta incluyen:

  • No tener éxito para dejar de consumir marihuana.
  • Dejar de hacer actividades importantes con amigos y familiares para, en su lugar, consumir marihuana.
  • Consumir marihuana incluso cuando se sabe que causa problemas para realizar las tareas de la casa, el lugar de estudio o el trabajo.

El consumo de marihuana afecta al cerebro directamente, específicamente a las partes responsables de la memoria, el aprendizaje, la atención, la toma de decisiones, la coordinación, las emociones y el tiempo de reacción.

El cerebro en desarrollo, como el de los bebés y los niños, es especialmente susceptible a los efectos adversos de la marihuana. Si bien los científicos aún están aprendiendo sobre estos efectos de la marihuana en el cerebro en desarrollo, los estudios muestran que el consumo de marihuana por parte de madres durante el embarazo puede estar vinculado a dificultades con la atención, la memoria, aptitudes para la resolución de problemas, y problemas del comportamiento en sus niños.

El concepto de la marihuana como “droga de iniciación”, según el cual la marihuana lleva a una persona a consumir otras drogas, genera mucha polémica. Los investigadores aún no han encontrado una respuesta definitiva.

Hay evidencia contradictoria sobre si la marihuana puede causar cáncer, en parte porque la mayoría de las personas que consumen marihuana también consumen tabaco, una sustancia que sí causa cáncer. Los investigadores han hallado una asociación entre los fumadores actuales, frecuentes o crónicos de marihuana y el cáncer testicular (de tipo no seminoma). Es necesario investigar más para comprender el impacto total del consumo de marihuana con respecto al cáncer.

Es importante recordar que las personas de cualquier edad, sexo o condición económica pueden volverse adictas a la marihuana u otras drogas. La probabilidad de consumir sustancias puede ser afectada por lo siguiente:

  • Antecedentes familiares.
  • Tener otra enfermedad mental (como ansiedad o depresión).
  • Presión de los amigos.
  • Soledad o aislamiento social.
  • Falta de participación familiar.
  • Disponibilidad de drogas.
  • Condición socioeconómica.

Si usted consume productos de marihuana, manténgalos en recipientes a prueba de niños y en lugares donde no los puedan alcanzar.