Te hablamos de las adicciones
  • Trastorno obsesivo compulsivo puede llevar a una persona a bañarse durante dos horas

16 de diciembre del 2021

Universidad Andrés Bello

El Trastorno se caracteriza por las obsesiones, que corresponden a pensamientos intrusos e irracionales, que el paciente reconoce como tal, pero que le producen angustia, según explica el doctor Carlos Cruz, psiquiatra y docente de la Facultad de Medicina UNAB. 

El trastorno obsesivo-compulsivo (T.O.C.) es un trastorno perteneciente al grupo de los desórdenes de ansiedad (como la agorafobia, la fobia social, etc). Considerado hasta hace algunos años como una enfermedad psiquiátrica rara, actualmente es reconocido como un problema común que afecta al 2% de la población, es decir, a más de 100 millones de personas en el mundo.

Dentro del trastorno obsesivo compulsivo se pueden diferenciar ocho tipos más comunes:

• Lavadores y limpiadores: son personas a las que carcomen obsesiones relacionadas con la contaminación a través de determinados objetos o situaciones.
• Verificadores: son personas que inspeccionan de manera excesiva con el propósito de evitar que ocurra una determinada catástrofe.
• Repetidores: son aquellos que se empeñan en la ejecución de acciones repetitivas.
• Ordenadores: son personas que exigen que las cosas que les rodean estén dispuestas de acuerdo con determinadas pautas rígidas, incluyendo distribuciones simétricas.
• Acumuladores: coleccionan objetos insignificantes, de los que no pueden desprenderse.

Factores y tratamiento

Existen factores que inciden para que se presente este problema. Según el doctor Cruz, “hay una base biológica importante y se hereda en algunas personas. Además, una crianza extremadamente rígida y exigente puede amplificar el fenómeno. En otras ocasiones, traumas de la infancia pueden llevar a la persona a tratar de controlar su vida más allá de lo posible”, comenta.

Respecto al tratamiento, el docente de la UNAB subraya que “en general, si compromete mucho a la persona es recomendable que se usen fármacos como los antidepresivos y los ansiolíticos, a los cuales tiende a responder. La psicoterapia ha demostrado ser de gran ayuda para el control del cuadro y su prevención”, concluye el psiquiatra.