Creando estilos de vida sanos

Una ex-adicta al porno cuenta el infierno que viviĆ³ y ayuda a otros con el mismo problema


Pero aquello terminó. Es más: la experiencia se convirtió en una fortaleza personal. En este vídeo de youtube, confesó abiertamente que había sido una adicta a la pornografía.
El vídeo registró una audiencia explosiva. Su canal en youtube ha acumulado desde entonces más de 800.000 visitas. "Cuando subí el video en febrero de 2014, no tenía ni idea de la enorme respuesta que tendría", ha confesado esta mujer de 22 años a la prensa británica.
Oghosa ha podido comprobar que muchas mujeres en el mundo han sufrido el mismo problema. Ha recibido cientos de comentarios. "Mucha gente piensa que las niñas no pueden convertirse en adictas a la pornografía", pero según ella están equivocados.
(Te interesa leer: El porno produce en los sexoadictos la misma sensación que una dosis a un drogadicto)
La respuesta del público fue tremendamente positiva. Ohosa lloró leyendo cartas de algunos adictos que confesaban haberse sentido en la más completa soledad hasta que vieron su confesión en youtube.
¿Cuál es el primer paso para liberarse de esta adicción? Hablar de ella, responde tajantemente Oghosa.Material tan peligroso como accesible
La pornografía causa verdaderos estragos en mucha gente, entre otras cosas, por la facilidad con la que se puede acceder a ella por internet. Incluso cuando ni siquiera está uno interesado. Oghosa comenzó a ver pornografía por curiosidad. Una simple búsqueda le permitió visionar inmediatamente una película de adultos. Fue la primera de miles. "El primer choque se convirtió en emoción". A partir de entonces, comenzó a consumir cualquier tipo de porno que caída en sus manos.
Pronto se aburrió con la pornografía 'light'. Necesitaba materiales cada vez más duros y explícitos. Pero hubo un paréntesis en medio del torbellino, que coincidió con un noviazgo cuando tenía 18 años. Sólo duró 6 meses.
(Te interesa leer: Las vergüenzas ocultas en la mente del pederasta: ¿enfermo o depravado?)
Cuando comenzó sus estudios universitarios en una ciudad nueva, viéndose sola de nuevo, se reenganchó a su antiguo hábito con más fuerza todavía. Hubo días en los que se llegó a masturbar hasta seis veces. "No podía pensar en otra cosa", reconoce Oghosa. "No veía personas en las películas, veía simples objetos sexuales". Todo le hacía desear más y más sexo.
Llegó un momento en que los sentimientos de vergüenza pudieron más que el frenesí sexual. "Me sentía sola y avergonzada de mí misma".
Un empujón espiritual le animó a emprender una lucha que entonces se le antojaba imposible: dejar el porno. Se acercó al cristianismo. Cambió sus hábitos de vida. Y, lo más importante, habló con un amigo de su problema. Oghosa reconoce que aquello fue lo más parecido a una liberación. Profundizar en el cristianismo le hizo entender "que debía controlar los deseos del corazón, empezando por las cosas que ves y las que haces".
Desde entonces, Oghosa decidió evitar por todos los medios cualquier escena de tipo sexual, ya fuera en televisión, libros o incluso a través de la música. Dejó de ver televisión a altas horas de la noche.
Ahora esta ex adicta al porno pide que se restrinja el acceso de los menores a este tipo de material, al igual que se hace con el tabaco y el alcohol.


Fuente: https://www.lainformacion.com/asuntos-sociales/pornografia/una-ex-adicta-al-porno-cuenta-el-infierno-que-vivio-y-ayuda-a-otros-con-el-mismo-problema_BsZNmFlHB19WwxSZlrQ074/