Te hablamos de las adicciones
  • 8 consecuencias del consumo de drogas en la mente y en el organismo

19 de noviembre del 2020

Actualmente existen muchos tipos de drogas que producen diferentes efectos para nuestro organismo. Y su consumo genera un tipo de alteraciones que pueden ser muy peligrosas.

Estas sustancias pueden producir diferentes efectos excitantes, placenteros e incluso alucinógenos, pero su consumo provoca también graves consecuencias para nuestro organismo, la salud y el funcionamiento social de los consumidores.

  1. Problemas familiares, relacionales y sociales: son bastante frecuentes independientemente del tipo de drogas que se consuman. Pudiendo perder amistades e incluso el trabajo.
  2. Alteración del humor: destacable en las horas posteriores al consumo. A largo plazo la personalidad de muchas personas puede verse muy afectada.
  3. Ansiedad e insomnio: es muy habitual para las personas que consumen drogas con frecuencia sufrir ansiedad y alteraciones del sueño. El éxtasis o la cocaína pueden generar ansiedad nocturna o pesadillas.
  4. Aislamiento: es una consecuencia directa del abuso de drogas. Los consumidores pueden llegar a vivir por y para la droga. De esta manera, dejan su higiene y apariencia física descuidadas.
  5. Problemas respiratorios: los efectos secundarios de algunas sustancias incluyen dolores en pecho y pulmones o depresión respiratoria. Aumenta el riesgo de sufrir neumonía y serios problemas de salud pulmonar.
  6. Desajustes neuroquímicos en el cerebro: con el consumo de drogas se producen cambios neuroquímicos y funcionales permanentes en el cerebro de los adictos. Por ello, se puede producir pérdida neuronal y problemas neurodegenerativos.
  7. Problemas cardiovasculares: las drogas alteran el funcionamiento normal del corazón. Se produce una variación de la presión arterial que puede conducir a ataques cardíacos, infecciones en los vasos sanguíneos y otros problemas cardiovasculares.
  8. Defectos en el embarazo: el abuso de sustancias psicoactivas deteriora la salud tanto de la madre como del niño. Por lo tanto, se relaciona con bebés prematuros y subdesarrollados, defectos de nacimiento y problemas de aprendizaje. entre otras consecuencias negativas.