Te hablamos de las adicciones
  • Vigorexia, el problema del ejercicio en exceso

29 de enero del 2020

Con el surgimiento y popularización de la cultura “fitness”, promovida por las redes sociales, cada vez es más común que las personas se obsesionen con su apariencia e intenten alcanzar un cuerpo idealizado que, en muchas ocasiones, desemboca en un trastorno alimenticio o de conducta como la vigorexia.

De acuerdo con la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (CONADE) la vigorexia o dismorfia muscular “es un trastorno de la conducta, en el que individuo desarrolla una falsa percepción de su cuerpo, lo que ocasiona que se exceda en el ejercicio físico o incluso que consuma anabólicos, con el objetivo de verse mejor”.

Este trastorno, no estrictamente alimentario, provoca que quien lo padece se obsesione con su figura y perciba una imagen distorsionada de sí misma, afectando no sólo sus relaciones y vida en general, sino que su salud mental y física.

Asimismo, el médico Internista del Hospital General de Zona No. 1 del IMSS en San Luis Potosí, Humberto González Mercado, apunta que esta patología puede llegar a ser muy peligrosa, pues se lleva al extremo la condición física a través del ejercicio excesivo.

“La vigorexia suele presentarse principalmente en hombres de entre los 18 y los 35 años de edad. Si bien el ejercicio es una recomendación médica, todo en exceso puede implicar un problema”, informó González Mercado.

Añadiendo que “las personas que lo padecen comienzan a afectar su vida personal, alejándose de su familia, amigos, y en ocasiones hasta laboralmente con tal de ir a entrenar, es ahí cuando ya hay un problema”.

Por lo tanto, el experto recomendó acudir con un especialista para evaluar la condición física y la salud general de la persona interesada, antes de comenzar cualquier régimen alimenticio y rutina de ejercicio. De esta forma se puede descartar la predisposición a alguna enfermedad que ponga en riesgo su vida con el ejercicio en exceso, como padecimientos cardio y cerebrovasculares, o diabetes.

Finalmente, González Mercado añadió que el Seguro Social brinda la atención médica y psicológica necesaria para tratar la vigorexia (y demás padecimientos similares), con la cual se ayuda al paciente a lograr un equilibrio entre la actividad física y el cuidado de la salud, así como su reintegración al ambiente familiar, social y laboral.