Te hablamos de las adicciones
  • ¿En qué consiste la adicción al ejercicio?

18 de septiembre del 2019

Aunque en el Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (DSM-5) aun no se contempla la adicción al ejercicio, se sabe que se trata de un trastorno conductual que puede afectar alrededor del 3% de la población que se ejercita regularmente y perjudicar tanto la salud física como mental y emocional de quienes la padecen.

También descrita como una dependencia a la realización de ejercicio o la práctica compulsiva de ejercicio, ésta condición puede generar desde lesiones por sobre esfuerzo hasta alteraciones importantes de la conducta del afectado.

Así, quienes padecen una adicción al ejercicio organizan su vida en función de su práctica y sufren una abstinencia cuando no pueden realizar el entrenamiento habitual, incluso, se manifiesta ansiedad, irritabilidad y otros síntomas propios de la conducta compulsiva que caracteriza a la adicción.

Bajo estos rasgos generales, pueden encontrarse algunas características frecuentes entre quienes padecen adicción al ejercicio:

  • Necesidad constante de realizar ejercicio
  • La no práctica de ejercicio produce ansiedad, irritabilidad o fatiga
  • Necesidad de incrementar la frecuencia e intensidad del ejercicio que se realiza
  • Falta de control en torno al deseo de hacer ejercicio
  • Cantidad de tiempo excesiva invertida en la práctica de ejercicio
  • Reducción de otras actividades de la vida habitual por la realización de ejercicio
  • Continuación de la práctica física pese a la presencia de una lesión o enfermedad

La identificación de tres o más de los indicadores anteriormente nombrados puede indicar la presencia de adicción al ejercicio, de acuerdo con la escala de dependencia al ejercicio.

Las consecuencias de la adicción al ejercicio

Más allá de los efectos negativos sobre las emociones y conductas del afectado que sin duda, perturban su vida social y afectan su estado de ánimo, la adicción al ejercicio puede ocasionar las consecuencias propias de toda conducta adictiva y practicada en exceso.

En este caso particular, además de ansiedad, irritabilidad y disconformidad por lo que se hace, el exceso de ejercicio puede colocar en riesgo la salud física, al someter al cuerpo a un esfuerzo considerable que ocasiona estrés y mayor riesgo de sufrir enfermedades y lesiones.

Las lesiones pueden ser propias de la sobrecarga del cuerpo y de la repetición constante de determinados movimientos o bien, pueden producirse por la falta de descanso que no permite la adecuada recuperación.

Asimismo, puede elevarse la frecuencia cardíaca en reposo, lo cual indica que el organismo se encuentra estresado, y a largo plazo, el ejercicio en exceso se ha vinculado a mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Por otro lado, el estrés puede generar insomnio y también, reducir las defensas del organismo, incrementando el riesgo de sufrir enfermedades.

Como podemos ver, algo tan saludable como ejercitarnos con regularidad, puede volverse muy riesgoso cuando se alcanza un exceso como ocurre cuando se padece una adicción al ejercicio.