Te hablamos de las adicciones
  • la adicción a las pastillas para dormir

06 de noviembre del 2020

Anónimo

Al llegar la noche, muchas mujeres no pueden conciliar el sueño si no es con la ayuda de una pastilla para dormir. Pero éstas pueden generar una dependencia que las podría volver realmente peligrosas.

 

pastillasEn Chile y en el mundo, las mujeres tienen sus agendas copadas, ya sea en el trabajo, en la casa, con sus amigas o con sus parejas, y viven preocupadas por tratar de que las cosas vayan bien, y muchas de ellas esperan la noche para poder descansar. Es tanta la presión y preocupación que, en algunos casos, no logran conciliar el sueño. Lejos quedaron aquellos viejos remedios de tomarse un vaso de leche o darse un baño relajante. Es aquí donde aparecen las pastillas para dormir, que se presentan como una solución milagrosa, pero que en realidad son una alternativa muy peligrosa.

Las pastillas de dormir son peligrosas para nuestra salud, pues además de producir efectos secundarios como dolor de cabeza, mareos, o cansancio, también pueden provocar dependencia. Una de las pastillas para dormir más comunes es el “clonazepam“, que pertenece al tipo de medicamentos llamados benzodiacepínicos, lo que más que una solución puede representar un problema.

 

Según el psiquiatra de la Clínica Alemana, Alejandro Koppman “estos remedios son más adictivos que otros, por las características de su composición”.  El especialista agrega que “este tipo de pastillas se toman como un analgésico, es decir, para resolver el problema en el momento, pero el síntoma va a seguir estando”.

Es por esto que cuando las personas sienten que el medicamento ya no les hace efecto, van aumentando la dosis para encontrar la eficacia que tenía en un principio. Así comienza a generarse una adicción y de paso una dependencia a la tan solicitada pastilla para dormir.

¿Cómo prevenir una dependencia a las pastillas para dormir?

“Lo ideal para el tratamiento del insomnio es no usar fármacos, sino que medidas de higiene del sueño, es decir tomar medidas no farmacológicas, como acostarse a la misma hora y en el mismo lugar, evitar comidas pesadas, evitar el uso de estimulantes como el alcohol, café, bebidas cola, maní chocolate; mantener el lugar donde se va a dormir en forma y temperatura, sin ruido. Y finalmente, hacer actividad física regular. Todo esto ayudará a dormir mejor”.

Ya lo saben, antes de usar medicamentos para alterar nuestro sueño normal, les recomendamos organizar los horarios, dejar de lado los estimulantes y acondicionar la habitación de tal forma que nos de sueño apenas nos acostemos. Algunos consejos que te dejamos son leer en vez de ver televisión antes de dormir, y jamás trabajar en tu cama. Además, puedes pintar las paredes en tonos suaves y poner música ultra  relajante. Ya vas a ver cómo en poco tiempo estarás en los brazos de Morfeo.