Te hablamos de las adicciones
  • Consecuencias del divorcio en los hijos por edades

27 de julio del 2020

SCIELO

¿Cómo afecta el divorcio a los bebés?

Cuando se habla de divorcio y los niños son bebés, normalmente los padres y madres tienden a pensar que estos no sufren ningún tipo de consecuencia porque creen que no llegan a percibir las cosas, sin embargo, esto no es así, los bebés también pueden desarrollar síntomas derivados del divorcio. Algunas de las consecuencias observables en bebés son:

  • Irritabilidad.
  • Llanto inconsolable.
  • Berrinches.
  • Hiperactividad.
  • Dificultades en el sueño.
  • Pesadillas.
  • Rechazo a la comida.
  • Dolor de barriga.

Por parte de los progenitores, la mejor forma de actuar para ayudar y no perjudicar a su hijo es la siguiente:

  • Mantener una relación tan "civilizada" como sea posible entre ellos y con los abuelos u otros familiares o cuidadores.
  • El progenitor que no convive visita regularmente y da preferencia al hogar, cuidando de mantener un clima calmado durante estas visitas.
  • Hacerles muchas caricias,mimos,abrazos y juegos.

    ¿Cómo afecta el divorcio a los niños en edad preescolar?

    Los niños y niñas en edad preescolar tienen menos capacidad para evaluar las causas y consecuencias de la separación así como para afrontar acontecimientos estresantes y utilizar los recursos extrafamiliares. Es más probable en esta edad experimentar sentimientos de autoculpa o abandono, los que viven el divorcio antes de los 8 años es pueden llegar a experimentar durante la adolescencia ansiedad, hiperactividad, desobediencia y/o conductas desafiantes.

    Según diversos estudios, los preescolares presentan inicialmente un trastorno profundo, conductas regresivas e intensa ansiedad por miedo al abandono. En el caso de las niñas, pasados los dieciocho meses parecen recuperarse, pero en cambio los niños pueden continuar igual o incluso peor. Al pasar el tiempo, la adaptación dependerá de la calidad con que se lleve a nivel familiar. Una vez llegan a la adolescencia, es decir, pasados unos diez años, normalmente no recordarán cómo fue la ruptura y cómo era la familia antes de la separación. En términos generales, los niños que viven el divorcio en la etapa preescolar son los más afectados a corto plazo pero los que mejor se adaptan a largo plazo.

    ¿Cómo afecta el divorcio a los hijos preadolescentes y adolescentes?

    Los preadolescentes normalmente se sienten impotentes y viven la separación de forma temerosa. Tienden a ponerse de parte de un progenitor o de ninguno y suelen también experimentar ira hacia los dos o hacia uno. El rendimiento académico suele bajar, llegándose a mantener el descenso durante todo el año de la separación.

    En la adolescencia las principales consecuencias son: inicialmente, depresión aguda y comportamiento antisocial, conductas regresivas (aislamiento social, emocional...) y ansiedad por el futuro. 18 meses después suele producirse un empeoramiento de todos aquellos que al principio parecían haberse adaptado a la situación, sobre todo en el caso de los varones. Finalmente, igual que para los niños preescolares, cinco años después la adaptación y aceptación variará dependiendo de la calidad familiar.
     

    Consecuencias biológicas, psicológicas y sociales del divorcio en hijos/as adolescentes

    Según varios estudios, las consecuencias se dan en diferentes ámbitos. Para los hijos e hijas adolescentes encontramos lo siguiente:

    Consecuencias psicológicas

    Se ha encontrado que los hijos e hijas biológicos adolescentes de padres y madres divorciados muestran más problemas de conducta, baja autoestima, abuso de substancias y problemas de adaptación social que los hijos de padres no divorciados. En los siguientes artículos encontrarás recursos para trabajar la autoestima en adolescentes y prevenir la adicción a las drogas en los adolescentes.

    Los adolescentes deben lidiar con elementos de inseguridad y abandono, sino lo hacen adecuadamente, puede acabar derivando el problemas de ajustes a nivel psicológico para ellos. Las consecuencias externas aparecerían en forma de dificultad de adaptación general y conductas agresivas. De forma interna, desórdenes de ansiedad, depresión, retraimiento y trastornos somáticos.

    Consecuencias sociales

    Uno de los focos de mayor atención, pues es en esta etapa donde los y las adolescentes comienzan a separarse de la familia para juntarse más con su esfera de amistades. Esto podría dar lugar a una gran falta de comunicación con los progenitores, falta de compromiso, de interés... pudiendo dar lugar a una pérdida del vínculo que le afecte de forma negativa y por tanto, también a una pérdida de límites y un sentimiento de desprotección. A nivel social, es más propenso que estos adolescentes caigan en conductas de mayor riesgo o dificultades académicas, incluso podría hacer que el adolescente busque soporte en pandillas y grupos delictivos.