Te hablamos de las adicciones
  • Porqué mi hijo no tiene amigos

22 de julio del 2020

Psicología y mente

Mi hijo no tiene amigos en la escuela

Los seres humanos, des de que nacemos hasta que morimos, somos considerados como seres sociales por naturaleza. Por esta razón, no tener amigos en la infancia o tener dificultades para relacionarse y hacer amigos suele provocar daños emocionales en los niños, como por ejemplo, sensación de ser rechazado, sentimiento de soledad, deterioro del proceso de madurez, problemas familiares, depresión o estado de ánimo depresivo, baja autoestima, comportamiento violento, entre otros. Por lo tanto, tener un buen círculo de amistad posibilita tener un mayor equilibrio emocional, favorece el desarrollo personal, ayuda a manejar el estrés, mejora la autoestima, etcétera.
 

Porqué mi hijo no tiene amigos

En este artículo queremos dar respuesta a la pregunta ¿porqué mi hijo no tiene amigos? que se formulan muchos padres y madres. Existen distintas posibles razones por las que un niño no tenga amigos:

Bulling o acoso escolar

En primer lugar, una de las razones por las que un niño no tiene amigos es el bullying o acoso escolar. Se trata de un acoso físico y/o psicológico al que el niño se ve sometido por sus compañeros, hecho que provoca que se sienta rechazado y desarrolle miedo y/o inseguridad para entablar amistades con otras personas ajenas a ese acoso. Por ejemplo, si el niño es acosado en el colegio y, al cabo de un tiempo se muda a otra ciudad y va a otro colegio, es posible que el niño tenga miedo y se muestre inseguro a la hora de establecer amistades con sus nuevos compañeros debido a no querer volver a vivir la mala experiencia de su colegio anterior.

Conductas que provocan rechazo

En segundo lugar, un niño puede ser rechazado por sus compañeros, dando lugar a una falta de amistades, por presentar conductas inadecuadas como las siguientes:

  • Hostilidad y agresividad: hace referencia a actuar de forma violenta hacia otras personas o seres vivos. Cuando un niño actúa de esta manera puede provocar que los compañeros se alejen de él.
  • Personalidad dominante: se trata de aquellas personas que son dominantes y autoritarias respecto a los demás, como si se tratara de un líder. Las personas con este tipo de personalidad, en muchas ocasiones, pueden dañar a los demás, debido a su forma agresiva de expresarse y determinar lo que él quiere. Por lo que es posible que los demás niños se alejen o rechacen al niño con personalidad dominante. Además, entre los niños, es habitual que llamen “mandón” a los niños con este tipo de personalidad, ya que siempre quieren que se haga lo que ellos dicen, de ahí la autoridad y dominancia que hemos comentado antes.
  • Acusa o defrauda: los niños que acusan constantemente a sus compañeros o que los decepcionan debido a sus actos o palabras, pueden ser rechazados por sus compañeros.
  • Malos hábitos: en algunas ocasiones, el niño puede ser rechazado por sus compañeros debido a hábitos que provocan molestias y ofenden a los demás, como por ejemplo, si el niño resulta tener envida de los demás y siempre se lo hace saber con comentarios ofensivos, si el niño se suele quejar mucho sobre cosas sin importancia, si siempre quiere ser el centro de atención y actúa de forma ridícula y pesada, o cuando es incapaz de aceptar críticas constructivas. Se puede dar el caso en que llegue un momento en el que los demás niños se cansen de sus repetitivos actos ofensivos y lo rechacen.

Falta de habilidades sociales

En tercer lugar, la falta de habilidades sociales también puede jugar una mala pasada a la hora de relacionarse con los demás para intentar establecer amistades. Algunas de estas habilidades sociales que lo dificultan son:

  • Timidez o vergüenza: es una sensación que provoca que el niño sea incapaz o tenga dificultades para entablar conversaciones, para encararse a situaciones nuevas y para relacionarse con los demás.
  • Falta de empatía y falta de sensibilidad: las personas con falta de empatía y sensibilidad, son personas incapaces de ponerse en la piel de los demás, es decir, son incapaces de sentir compasión y piedad por los demás. Por esta razón, los otros niños pueden rechazar la compañía de los niños con falta de estas habilidades sociales, ya que al no tener compasión por los demás, pueden dañar muy fácilmente los sentimientos de los otros niños. Aquí puedes ver cómo trabajar la empatía en adolescentes.
  • Inseguridad: en algunas ocasiones, los niños se muestran inseguros e incapaces de entablar nuevas amistades, ya sea por vergüenza, timidez o miedo. No se ven capaces de acercarse a otros niños para establecer una conversación ni relacionar-se con los demás y, por lo tanto, prefieren no intentarlo. Aquí puedes ver cómo mejorar las habilidades sociales en niños.

Las nuevas tecnologías

En cuarto lugar, la aceleración de la sociedad y la historia, implica un gran crecimiento de las nuevas tecnologías, hecho que puede causar que los niños se encierren más en sí mismos y no tengan interés por relacionarse físicamente con los demás niños.

Trastorno psicológico

Finalmente, el hecho de padecer un trastorno psicológico también puede ser una de las causas por las que un niño no tiene amigos, ya sea debido a la estigmatización del trastorno, o porqué uno de los síntomas que caracteriza al trastorno esté vinculada con deficiencias persistentes en la comunicación social, como por ejemplo podría ser el caso del trastorno del espectro autista.