Te hablamos de las adicciones
  • La situación de los niños y niñas con autismo en cuarentena

17 de junio del 2020

Portal Psi.

¿Cuál es la situación de los niños y niñas con autismo en cuarentena?

La situación actual de niños y niñas con Trastorno del Espectro Autista (TEA) en la cuarentena es mucho mas delicada de lo que uno puede imaginar. Los niños con TEA o riesgo de padecerlo muchas veces no cuentan con las herramientas necesarias para afrontar este momento de aislamiento.

Generalmente son niños que tienen rutinas relacionadas con sus terapias y escuela, aparte de sus actividades fuera del hogar que ayudan a su bienestar físico y psíquico.

Se hace incomprensible para muchos niños y niñas con esta condición el porqué, de un día para el otro, sin anticipación, ni previo aviso, dejaron de realizar todas sus actividades y están todo el tiempo en sus casas con su familia nuclear.

Les resulta muy difícil no cumplir con sus obligaciones y no ver a quienes los ayudan día a día con sus dificultades. Se encuentran con mucho tiempo libre durante el cual no saben qué actividades realizar y cómo organizarse pudiendo generar momentos de mucha angustia, conductas disruptivas, conductas de autoagresión, así como también, agresión a sus seres queridos, teniendo regresiones y exacerbando conductas estereotipadas y repetitivas.

¿Por qué es tan difícil este cambio abrupto en sus rutinas?

Los niños/as con TEA tienen una estructura cerebral mucho mas rígida e inflexible que un niño/a con un desarrollo típico. Es por esto que ,en este momento, se encuentran desorientados.

Los chicos/as con esta condición necesitan un orden en su vida para tolerar lo que sucede a su alrededor, así como también para bajar su ansiedad e incertidumbre.

Esta es una situación nueva para todo el mundo, la cual nadie, ni adultos, ni niños, estábamos preparados a vivenciar. Muchísimo menos, entonces, niños y niñas que necesitan de una estructura de acompañamiento y actividades, que les permiten vivir una vida un poco mas ordenada y convencional. Este momento de crisis genera en un niño/a con estas dificultades un estrés mucho mayor del que uno puede imaginar.
 

¿Cómo asegurarnos de que se encuentran bien?

Dependiendo de la edad y su nivel cognitivo uno puede preguntarles o mostrarles imágenes de emociones y sentimientos para que logre expresarnos cómo se siente.

Muchas veces sirve hablar nosotros de cómo nos sentimos para que ellos puedan entender lo que les esta ocurriendo.

Es importante que veamos si su estado anímico cambió abruptamente o logra estar estable a pesar de las circunstancias. Tenemos que estar atentos a los cambios conductuales y saber responder consistentemente ante las conductas disruptivas y no deseadas.

Para lograr esto las madres y padres deben estar constantemente en comunicación con las terapeutas conductuales para que les brinden la ayuda necesaria.