Te hablamos de las adicciones
  • Trastorno Compulsivo Alimentario

31 de marzo del 2021

Oficina para la salud de la mujer

El trastorno alimentario compulsivo es un tipo de trastorno alimentario. Los trastornos de la conducta alimentaria son problemas de salud mental que causan conductas alimentarias extremas o peligrosas. Estas conductas extremas ocasionan otros problemas de salud graves y a veces la muerte. Con algunos trastornos de la conducta alimentaria también aparece la ejercitación extrema.

Según la American Psychiatric Association, las mujeres con trastorno alimentario compulsivo se sienten fuera de control y comen demasiado (se dan un atracón), al menos una vez por semana por al menos tres meses. Durante los atracones las mujeres con trastorno alimentario compulsivo en general comen más rápido de lo normal, comen hasta sentir malestar, comen cuando no tiene hambre físicamente y se sienten avergonzadas, asqueadas o deprimidas por los atracones.

A diferencia de los que sufren anorexia o bulimia, las personas con trastorno alimentario compulsivo no vomitan la comida, hacen mucho ejercicio ni pasan hambre. La gente con trastorno alimentario compulsivo a menudo tiene sobrepeso u obesidad. Pero no todas las personas con trastorno alimentario compulsivo tienen sobrepeso, y tener sobrepeso no siempre significa que se tiene un trastorno alimentario compulsivo.

Se puede tener más de un trastorno de la conducta alimentaria durante la vida. Independientemente del trastorno de la conducta alimentaria que tengas, puedes mejorar con un tratamiento.

Estos serian algunos de los focos rojos que deben mantenerte alerta:

  • Comer más rápido de lo normal
  • Comer hasta sentirte incómodamente llena
  • Comer grandes cantidades de comida sin tener hambre
  • Comer sola por vergüenza
  • Sentirse asqueada, deprimida o culpable después de comer

Los estudios sugieren que las personas con trastorno por atracón podrían comer excesivamente como una manera de lidiar con el enojo, la tristeza, el aburrimiento, la ansiedad o el estrés. 

Los planes de tratamiento pueden incluir uno o más de los siguientes puntos que se detallan a continuación:

  • Psicoterapia. La psicoterapia, a veces denominada "terapia conversacional", consiste en ayuda profesional para cambiar cualquier pensamiento o conducta nociva. Esta terapia puede enfocarse en la importancia de hablar sobre nuestros sentimientos y cómo estos afectan lo que hacemos. Por ejemplo, puede ser que hables acerca de cómo el estrés dispara un atracón. Puedes tratarte individualmente con un terapeuta o asistir a un grupo con otras personas que padecen trastorno alimentario compulsivo.
  • Terapia nutricional. Un dietista registrado puede ayudarte a comer de una manera más saludable.
  • El médico podría recetarte medicamentos, como supresores del apetito o antidepresivos. Los antidepresivos pueden ayudar a algunas niñas y mujeres con trastorno alimentario compulsivo que además tienen ansiedad o depresión.

La mayoría mejora con tratamiento y logra volver a comer de manera saludable.